El buen coleccionista

El coleccionismo de relojes está en auge. Si usted inicia la lectura de este artículo probablemente disponga ya de una pequeña o gran colección de relojes, no importa si son caros o baratos, su valor depende de muchos criterios objetivos pero también subjetivos.

Sabemos que no es empresa fácil; intentaremos ayudarle, como coleccionista de relojes, a decidir con mayor rigor o pasión su próxima elección.

Adquirir una colección lleva mucho tiempo y equivocarse puede ser uno de nuestros mejores maestros. E aquí algunos consejos para el coleccionista.

 

Documentarse

Reloj de bolsillo FP Journe
Reloj de bolsillo FP Journe

Todos sabemos que el saber no ocupa lugar y claro está tener conocimientos ayuda mucho a no cometer errores. Por eso hay que documentarse antes de realizar cualquier paso. Desgraciadamente hay pocos libros de rigor en nuestra lengua pero sí en francés, ingles y alemán sobre historia, técnica y manufacturas relojeras, que son una buena base de conocimientos.  No decimos que sea indispensable el estudio de la técnica relojera para convertirse en un buen coleccionista pero las nociones básicas que pueda adquirir con la consulta de diferentes publicaciones le servirán para distinguir las diferentes complicaciones que pueda admirar y/o adquirir.

Quizás lo más lógico es empezar por las revistas especializadas: en España las que disponen de mayor cobertura en kioscos son: Relojes&Estilográficas, Cronos, Relojes, En Hora, Diez y Diez, Máquinas del Tiempo, etc. 

El siguiente paso sería disponer de alguno de los anuarios de relojes que se editan tanto a nivel nacional (Relojes, Diez y Diez) como internacional (Watches – Tourbillon, Orologi, etc.)

También puede contar con los catálogos de colección de firmas que le pueden proporcionar los minoristas. Algunos de ellos son verdaderos libros, aunque claro está, redactados desde el prisma de la marca.

Y por supuesto libros de todo tipo que podrá conseguir solo en España en librerías especializadas. Algunos de ellos son interesantes, sobre todo, por su consideración histórica y otros por sus revisiones especializadas periódicas, a las que uno puede suscribirse.

 

Vianney Halter Cabestan
Vianney Halter Cabestan

Pedir catálogos

 

Como ya hemos comentado, en parte gracias a las nuevas técnicas de publicidad, se crean buenos catálogos de relojes contemporáneos que incluyen historia, cronología, colección, glosario, etc. Este es un buen comienzo para ver lo que cada una de las firmas de relojes nos ofrece.

Otra formidable manera de aprender más de los relojes clásicos y antiguos es comprar las revistas y catálogos que nos ofrecen las grandes casas de subastas como Antiquorum, Christies, Sothebys, etc.

Con sede en Ginebra, Antiquorum es la única dedicada en exclusiva a la venta de relojes.

Para el día de la subasta estas casas tienen unos catálogos muy bien trabajados para sus clientes y también para los que no lo son. Acérquese y pida uno. Ahí le explicarán cada uno de los artículos que se subastarán de una forma muy detallada. Y quién sabe, si le acaba interesando alguno…

  

Visitar Ferias

 Si además tiene ocasión de asistir a las grandes ferias de relojes podrá ver, y en algunos casos, tocar los relojes más novedosos. Pero tenga en cuenta que estará viendo en muchos casos prototipos que no llegarán a los minoristas hasta pasados varios meses, incluso un año.

  • BASELWORLD.  Feria Internacional de Joyería y Relojería de Basel:
    • Anual
    • Acceso público
    • Basilea (Suiza)
    •  Del 3 al 10 de abril de 2008
  • S.I.H.H. (Salón Internacional de la Alta Relojería):
    • Anual
    • Acceso privado (profesionales y periodistas acreditados)
    • Ginebra (Suiza)
    •  Del 7 al 12 de abril de 2008
  • Iberjoya:
    • Semestral
    • Acceso público
    • Madrid
    • Del 14 al 18 de febrero y del 11 al 15 de septiembre de 2008

 

H.Moser&Cie. Perpetual 1
H.Moser&Cie. Perpetual 1

Visitar minoristas

Si lo que prefiere es que se lo expliquen a la cara, no tendrá otra opción que visitar a un minorista. Este podrá aconsejarle respecto de lo que busca pero también le ofrecerá otras opciones. Aquí es donde debe usted emplear todos sus conocimientos para discernir entre lo que realmente ha ido a buscar y lo que le ofrecen, quizás resulte una opción mejor.

Hay quien prefiere las casas relojeras que no son tan conocidas. Estas marcas más pequeñas parecen dedicar todo su tiempo a la manufactura del reloj por amor al arte. Son más minuciosas, más detallistas y no tienen prisa para terminar un trabajo. No se basan únicamente en el marketing, sobre todo lo hacen en la pasión que dedican a su trabajo. Esto es lo que le interesa a muchos coleccionistas. Así que, si visita a algún minorista, aprovéchese de sus conocimientos. Aprenderá mucho de él. Incluso sería bueno mantener una relación de proximidad.

 

Internet como herramienta de consulta

Otra manera de familiarizarse con la marca de un reloj es consultando la fuente inagotable de información más utilizada en los últimos años, Internet. Hoy en día, las mejores marcas de relojes tienen webs constantemente actualizadas. No sólo eso, sino que, además, los más apasionados por la industria relojera pueden dejar sus comentarios o discutir las opiniones de otros en foros y blogs creados desde cualquier parte del mundo. Si está interesado en alguna marca de reloj en concreto, no deje de consultar estos sitios web y aprovéchese de la experiencia de otros preguntando sobre cualquier duda que tenga. También desde alguno de estos sitios Web se organizan visitas a manufacturas con grupos reducidos donde la firma muestra sus instalaciones y las creaciones más complicadas y novedosas. Una experiencia muy recomendable.

Destacamos:

 

Patek Philippe Horas del mundo
Patek Philippe Horas del mundo

No caer en las modas

 

 

Es muy fácil dejarse influir por las grandes campañas publicitarias y de marketing. Actúe con rigor porque cada vez son mejores y más agresivas las campañas publicitarias dirigidas a los coleccionistas.

Un orden en la colección

Hay personas que tienen más de un centenar de relojes en casa simplemente acumulándolos. En cambio, hay otras que con pocas unidades pueden disponer de una verdadera colección. Así que acumular relojes no es coleccionar. Sólo hay que fijar una directriz, la que más nos guste, lo que más nos apasione: por maestros relojeros, por marcas, por relojes independientes, relojes militares, por su complicación, … Por eso, no hay una mala ni una buena colección. Simplemente, existe la colección que queremos hacer.

Audemars Piguet Equation du temps Jules Audemars
Audemars Piguet Equation du temps Jules Audemars

Las colecciones evolucionan

 

 

Cuando los iniciados en el mundo del coleccionismo consiguen adquirir el reloj de sus sueños, suelen prometer que ya no comprarán ninguno más. Pero eso es lo que dicen al principio. Es como nuestra canción favorita; seguro que ya no es la de años atrás. A lo largo del tiempo, pueden cambiar nuestros gustos y, además, siempre se manufacturan relojes mejores que el que tenemos guardado. Así que, si tenemos un reloj que ya no lucimos nunca, podemos mantenerlo como parte de nuestra colección o plantearnos su venta o intercambio.

 

Un reloj como inversión

Tras varios años de experiencia coleccionando relojes empezaremos a conocer cuáles son las piezas que le acaban dando valor. No piense que la compra de un reloj le servirá para venderlo más tarde recuperando con creces la inversión.

MB&F Horological Machine nº1
MB&F Horological Machine nº1

Una colección no es una inversión; para eso, hay sociedades gestoras de fondos de inversión que hacen muy bien su trabajo.

Existen excepciones en determinadas piezas complicadas y muy limitadas que pueden incrementar su valor con el tiempo pero esto solo está al alcance de los expertos coleccionistas.

Aunque la compra de un reloj se haya considerado como objeto de inversión, no debe ser la excusa para gastarse mucho dinero. Atención a estos consejos: no se fíe del marketing, navegue por internet y vaya a un minorista con quien tenga buenas relaciones y de quien, seguramente, obtendrá un precio más interesante. Si su presupuesto no le permite comprar el modelo nuevo, tiene la opción de comprarlo de segunda mano.

 

Reloj de bolsillo Breguet
Reloj de bolsillo Breguet

El impulso en la compra del reloj

Hasta los coleccionistas más veteranos suelen caer en la tentación de comprar un reloj por impulso, únicamente porque creían que el precio era muy barato. Si le gustaba desde un principio e incluso antes de tener esta oportunidad, sí que habrá hecho un buen trato.  Si el reloj de sus sueños es más caro que el presupuesto que tenía pensado gastarse, no compre un reloj de consolación sólo porque se parezca mucho al que usted ansiaba desde el principio. Eso sería malgastar el dinero con un producto que usted mismo consideraría «el substituto», que jamás le proporcionará el placer que esperaba tener.

Mercado de ocasión

Como en otros sectores también en el mercado de ocasión de relojes debe prevalecer la confianza en la relación comercial.

Si lo busca por Internet usted va a pagar por un reloj que sólo va a ver su imagen a través de una pantalla de ordenador. Las relaciones personales se basan en la confianza, ya que uno no sabe como se ha llevado ese reloj. Las tiendas especializadas en el mercado de ocasión le garantizan que el reloj ha sido revisado. Estos servicios más la reputación del vendedor tienen un precio: el de la tranquilidad. Tanto si adquiere el reloj a través de internet, como si se lo compra a un individuo o en una tienda, a parte de asegurarse de su estado, sobre todo, pida que le entreguen su estuche y papeles originales. El reloj tiene más valor que sin estos accesorios.

Poco a poco conocerá que existe un notable mercado de ocasión tanto nacional como internacional. A propósito de este último debemos añadir que actualmente gracias al valor del euro frente al dólar la compra desde Europa en EE.UU. es muy interesante.

Diferentes puntos de ventas recopilan relojes nuevos descatalogados o simplemente usados para ofrecerlos con un descuento importante.

 

Patek Philippe, Henry Graves
Patek Philippe, Henry Graves

Coleccionistas célebres

 

A lo largo de la historia debemos destacar varios coleccionistas que por su capacidad financiera lograron reunir una colección importante de relojes de bolsillo y pulsera.

Destacamos a:

  • Henry Graves Jr (1869 – 1955). En 1925, Henry Graves, famoso banquero neoyorquino encarga a la manufactura Patek Philippe el reloj más complicado del mundo. En 1933 el Sr. Graves paga 60.000 francos suizos por un reloj de bolsillo con 24 complicaciones, conocido como «Graves». Se convirtió en un gran coleccionista de relojes complicados de la firma Patek Philippe. Tras varios cambios de propietario, el reloj «Graves» se puede disfrutar en el museo de relojería de Patek Philippe en Ginebra. Su propietario actual es anónimo.
  • Henry Ford (1863 – 1947). Más conocido por su imperio automovilístico norteamericano Henry Ford fue un apasionado de los relojes y llegó a disponer de varios cientos de ellos (bolsillo y péndulos) que además regularmente regalaba a su familiares.
  • John-Pierpont Morgan (1837 – 1913). Nacido en Hartfor (Connecticut) es hijo y nieto de hombres de negocios. Fundador de la General Electric hizo una gran fortuna con la expansión del ferrocarril americano. Reunió una importante colección de relojes sobre todo del siglo XVI al XVIII. 
  • Sir David Lionel Salomons (1851-1925). Nace en Nove, Inglaterra, en el seno de una rica familia judía. Desde muy pequeño demuestra una gran afición por las ciencias aplicadas y en particular por la mecánica. Se le conoce como el mayor coleccionista de relojes A.-L.Breguet conocido hasta el momento. La joya de su colección fue el famoso reloj de bolsillo «Maria Antonieta», referenciado como nº160, se considera la obra maestra de A.-L.Breguet. Durante la noche del 15 al 16 de abril de 1983, varios ladrones acceden al Museo de Arte Islámico de Jerusalén donde la Fundación Mayer conservaba una parte importante de relojes Breguet de su colección. Entre los objetos sustraídos estaba el famoso « Maria Antonieta » que la reina encargo al maestro a finales del siglo XVIII. Todavía en la actualidad se sigue la búsqueda de tan importante desaparición, relojes que nunca podrán ser vendidos. Por ello se cree que el robo fue encargado por un gran coleccionista.
  • Lord Sandberg (1927-). Este banquero ingles inicia su colección de relojes antiguos cuando tenía alrededor de 30 años. Tras más de 25 años de recopilación y con el objeto de acordarse y disfrutar más de su colección, Sandberg se pone en contacto con la casa de subastas Antiquorum para la edición de un libro que catalogue la colección. En 1998 Antiquorum publica el libro «The Sandberg Watch Collection» con textos de Terence Camerer Cuss y diseño de Osvaldo Patrizzi, en edición limitada de 100 ejemplares (en 2000 se editaron 500 ejemplares más) en el que se describe una colección de 433 relojes entre  1500 y 1900. Destacamos un reloj «perpétuelle» (automático) de A.L.Breguet de 1815.

 

José Luis Alvira

Septiembre-2007

Publicado en Cronos Noviembre-2007

Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento del autor.

About Jose Luis Alvira

Consultor Alta Relojería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *