Premio Gaïa 2003, Anthony G. Randall

Desde la bonita ciudad suiza de La Chaux-de-Fonds, una de las cunas de la relojería suiza, cada dieciocho meses se celebra discretamente la entrega de los premios más importantes en su género. Los Premios Gaïa recompensan los trabajos y creaciones de los más prestigiosos historiadores y relojeros del mundo, sin distinción de nacionalidad.

El apellido Ditisheim está íntimamente ligado a la bonita ciudad de La Chaux-de-Fonds y, como no, a su destino como unas de las cunas mas importantes de la relojería suiza. En esta pequeña ciudad del Jura suiza se encuentra uno de los museos de relojería más importantes del mundo, ahora con el nombre de ‘Museo Internacional de Relojería’ o ‘MIH’ para los entendidos.

El museo, en su ubicación actual, fue construido en 1973 e inaugurado un año mas tarde con el nombre de ‘Museo Internacional de Relojería – El hombre y el tiempo’. Pero su origen es mucho más antiguo. Fue la Escuela de Relojería de la ciudad quien creó el museo en sus propias instalaciones. Este fue inaugurado el 24 de marzo de 1902. Después de diferentes ampliaciones era necesaria la creación de un espacio propio para acoger tan magna colección. Con esta premisa se crean las nuevas instalaciones del museo agrupando dos colecciones: la del Museo de Historia y de la Escuela de Relojería sumando un total de 600 obras. En la actualidad se atesoran cerca de 4.000 piezas relacionadas con la medida del tiempo que son apreciadas por más de 35.000 personas cada año. En el mismo entorno del Museo de Relojería se encuentra también el Museo de Historia y el de Bellas Artes.

En homenaje a uno de los primeros y más grandes mecenas del museo, Maurice Ditisheim, el conservador y la dirección del museo deciden crear en 1993 los Premios Gaïa. Poco después de su desaparición, Maurice Ditisheim (1901-1992) fue nombrado  miembro de honor del consejo de administración del Despacho de Control de creaciones en metales preciosos; institución de la que fue presidente durante un largo periodo. Ditisheim fue el gran impulsor de la creación del nuevo ‘Instituo del Hombre y del Tiempo’ después Museo Internacional de Relojería. Ditisheim, consciente de la importancia de encontrar una ubicación definitiva y digna de una colección tan importante consigue, también gracias al apoyo de Maurice Favre (ahora Fundación Maurice Favre)  que a través del Despacho de Control se haga entrega de un millón de francos suizos. La ayuda completa se materializa a finales de los años 60 y en 1971 las obras pueden ya comenzar.

Desde la creación de los Premios Gaïa en 1993 hasta este año, se otorgaban tres premios anuales pero a partir de este mismo año se han aprobado dos importantes cambios. El primero implanta un nuevo calendario de celebración. La entrega de premio se realizará cada dieciocho meses coincidiendo con los equinoccios de primavera y otoño. El segundo cambio establece que habrá un único laureado pero permitiendo que el jurado, atendiendo a candidaturas excepcionales, pueda designar hasta un máximo de tres premiados.

Los cinco museos públicos de que goza la ciudad, de tan solo 40.000 habitantes, son una clara prueba de su gran nivel cultural. Debemos señalar además la existencia de otro importante museo, esta vez privado, el de la manufactura Girard-Perregaux en la ‘Ville Marguerite’. Abierto en 1999 este museo situado muy cerca de la manufactura alberga ya una modesta pero significativa colección de relojes antiguos.

Las calles de la ciudad tienen nombres de personajes celebres, entre ellos relojeros como Abraham-Louis Breguet, Daniel JeanRichard o Pierre Jaquet-Droz que nació en la ciudad. Muchas de entre las firmas más importantes de relojería tienen su sede principal o talleres en la ciudad. De entre ellas, además de Girard-Perregaux que ya hemos mencionado, podemos añadir a Corum, Rolex, Cartier, Breitling, Ulysse Nardin, Ebel, Mont Blanc, Tissot y Zenith.

Definido manifiestamente como una distinción honorífica, el jurado de los premios Gaïa quiere contribuir con él a la recompensa de personalidades que ayudan o han ayudado a promover la relojería; tanto su historia como su técnica, su cultura.

En la sesión que celebraron los seis miembros del jurado el pasado 9 de Enero estos decidieron conceder el Premio Gaïa 2003 a Anthony G. Randall por su trayectoria profesional y conjunto de su obra. El presidente del jurado y actual conservador del Museo es el famoso matemático y relojero Ludwig Oechslin autor de diferentes creaciones entre las que destaca el modelo Freak (Carrousel-Tourbillon) de la firma Ulysse Nardin con la que trabaja estrechamente desde hace varios años. El resto de miembros del jurado esta compuesto por personalidades de diferentes ámbitos académicos relacionados con la relojería, micro mecánica o el arte.

Randall es un ciudadano británico formado académicamente como físico y relojero. Nació el 30 de marzo de 1938 en la población inglesa de Beaconsfield y ya en 1960 consigue su licenciatura de Ciencias Físicas por la Universidad de Manchester. Pero a Randall desde muy pequeño le ha gustado desmontar y reparar relojes.  

A partir de 1963 Randall compagina su trabajo como físico con su formación como relojero, primero en su país y por correspondencia (curso del Instituto Británico de Relojería) y después en la Escuela Technicum de La Chaux-de-Fonds. En 1965 regresa a Londres para trabajar varios meses con un reconocido relojero, compatriota suyo, George Daniels, laureado con el Premio Gaïa 2001. Poco después comienza su trabajo de profesor en la Escuela Politécnica de Birmingham (durante 6 años entre 1965 y 1971) y perfecciona sus conocimientos de relojería hasta convertirse en restaurador, conservador, investigador y autor para el Museo Británico londinense. Es coautor junto con Richard Good del ‘Catalogue of Watches in the British Museum / Catálogo de Relojes del Museo Británico’ volumen VI: ‘Pocket Chronometers, Marine Chronometers and Portable Precision Timekeepers / Cronómetros de bolsillo, Cronómetros de Marina y Cronómetros portables de precisión’ editado en 1990 por ‘BM publications’ para el propio museo londinense.

Es autor además del libro ‘Time Museum Catalogue of Chronometers / Catálogo de Cronómetros del Museo del Tiempo’ publicado en 1992.

Como vemos Randall se ha convertido en uno de los investigadores más prestigiosos en todo lo que concierne a la relojería antigua y especialmente a los cronómetros ingleses (sin duda los mas precisos y de mejores prestaciones de la historia relojera) sin excluir el resto.

Calificado como ‘buscador infatigable’ por el MIH, Randall ha estudiado en profundidad los escapes de fuerza constante y los volantes y espirales con el fin de resolver el problema de imantación de estos. Los amplios estudios realizados, facilitaron y llevaron a Randall a fabricar diferentes sistemas con regulación con tourbillon.

Desde la faceta histórica Randall también ha contribuido enormemente a su difusión y estudio. Son conocidos sus trabajos sobre los cronómetros ingleses, especialmente el realizado sobre el célebre cronómetro H4 de John Harrison. En 1993, en ocasión del tricentenario del nacimiento de Harrison (1693-1776), Randall estudió exhaustivamente el H4 para después reconstruirlo en forma de ‘Pendulette / Reloj de mesa’.

Al objeto de compartir sus conocimientos, en la actualidad Randall se ha convertido en un conferenciante reclamado y reconocido internacionalmente.

Justo al lado del MIH se encuentra el Museo de Bellas Artes; museo en el que se celebró la entrega del Premio coincidiendo con una exposición del artista-escultor Paul Wiedmer. Discípulo de Jean Tingueli, Wiedmer realiza esculturas de fuego e hierro, incluso con vegetales pero desde hace poco tiempo también lo hace con piezas móviles que a través de engranajes y rodajes asemejan movimientos de relojería.

Hemos estado allí, en esta décima edición de los Premios Gaïa, rodeados de las ocho esculturas de Wiedmer, hemos sido cómplices de un excepcional respeto por el arte relojero en un entorno privilegiado, rodeados de un nutrido grupo de expertos creadores, historiadores y técnicos relojeros de prestigio internacional. Entre ellos hemos visto a los maestros relojeros Michel Parmigiani, François-Paul Journe y Vinçent Calabrese.

La ceremonia comenzó con una presentación del Premio por parte del conservador y presidente del jurado Ludwig Oechslin para después intervenir el relojero y experto historiador de relojería antigua Joseph Flores quien realizó una breve presentación de la carrera profesional y creaciones de A. Randall para posteriormente dar la palabra al laureado. Este realizó una brillante presentación audiovisual de sus investigaciones y creaciones más importantes como el espiral de cristal, el sistema de escape Theurillat-Randall o la reconstrucción del H4 de John Harrison.

La próxima cita con este prestigioso Premio Gaïa tendrá lugar el 16 de septiembre de 2004; hasta entonces el jurado seguirá con mucha atención la trayectoria profesional de los, sin duda ya, candidatos seleccionados.

 

Musée international d’horlogerie

Contact : Ludwig Oeschslin (conservador)

CH-2301 La Chaux-de-Fonds, SUIZA

Tél. + 41 32 967 68 61  – Fax + 41 32 967 68 89

site : www.mih.ch

e-mail : mih.vch@ne.ch

 

José Luis Alvira

Marzo de 2003

Publicado en Relojes&Estilográficas en Mayo 2003

Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento del autor.

About Jose Luis Alvira

Consultor Alta Relojería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *